La falla más frecuente en los sensores catalíticos es la disminución del rendimiento causado por la exposición a ciertos productos tóxicos. Por lo tanto, es fundamental que cualquier sistema de monitoreo de gas se calibre no solo en el momento de la instalación, sino que también debe controlarse en forma periódica y calibrarse de nuevo, según sea necesario. Los controles deben hacerse con una mezcla de gases estándar calibrada en forma precisa para que los niveles de cero y rango puedan establecerse de manera correcta en el controlador.

Los códigos de práctica, como el EN 60079-29-2, describen el requisito legal para calibrar detectores de gas inflamable (% de LEL) y también orientan sobre la calibración de los detectores de gas tóxico (tenga en cuenta que los detectores de gas tóxico tendrán un requisito legal para la calibración en el futuro). Por lo general, los controles deberían hacerse en un principio con intervalos semanales, pero los períodos pueden extenderse a medida que se adquiera experiencia operativa. En caso de que se requieran dos niveles de alarma, por lo general, dichos niveles se establecen entre un 20 % y un 25 % de LEL para el nivel más bajo, y entre un 50 % y un 55 % de LEL para el nivel más alto.

Es el cuarto año consecutivo que AIRBOX colabora en el proyecto aportando aspectos materiales, logísticos, técnicos y formativos, dotando de un alto nivel de calidad al proyecto, reconocido por el Ministerio del Interior del Gobierno de Colombia a través de la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia.